Pages Menu
FacebookTwitter

Posted on Jun 22, 2012 in NBA | 0 comments

La NBA, tiene un nuevo Rey

Heat derrota 121-106 a Thunder en el juego 5 de la serie final, proclamandose monarcas de la NBA.

En una magistral actuación de LeBron James, Miami se levanta con el segundo título en la historia de la franquicia, al aplastar en cinco juegos (4-1) al Thunder de Oklahoma City.

La misión era clara para los de Florida, ya que saltaron a la duela del American Airlines Arena, con un solo objetivo, y ese era levantar el trofeo Larry O’Brien, frente a su afición.

James registró como colofón, un triple doble. Los 26 puntos, 13 asistencias y 11 rebotes, abonaron a la causa, para que el ‘MVP‘ de la temporada, se hiciera acreedor al trofeo Bill Russell; galardón que se le otorga al más valioso en ‘Las Finales’.

“Significa todo” comentó un emocionado LeBron, “Tomé una difícil decisión de dejar Cleveland, pero entendí de que trataba mi futuro… Sabía que teníamos un futuro brillante (en Miami). Es un sueño hecho realidad para mi. Definitivamente pagó dividendos” concluyó.

Además del aporte de James, Dwyane Wade anotó 20 puntos y 8 rebotes; Chris Bosh por su parte colaboró con 24 tantos y 7 tableros; sin embargo, quien se llevo la noche -a parte de LeBron– sin duda alguna fue Mike Miller; quien registró 23 unidades, de las cuales 21 fueron producto de conectar siete triples en ocho intentos; simplemente asombroso.

El dominio de Heat, fue tal, que a 3:01 de concluir el encuentro, Erik Spoelstra retiro de la duela, uno a uno al tridente estelar, para recibir una merecida ovación de la fanaticada, quienes jubilosos aplaudían a sus ídolos.

James por fin, se quita un gran peso de encima al callar las criticas de no poder con el juego grande. A lo largo de ésta post-temporada, LeBron ha mostrado madurez, y sobretodo capacidad para responder en los momentos clave, accediendo al exclusivo club de campeones NBA.

Thunder en contraste, pagó el noviciado, teniendo la peor serie de la campaña, en el momento menos oportuno. A pesar de registrar 32 puntos y 11 rebotes, Kevin Durant no pudo generar el ‘momento’ suficiente, para llevar a su equipo a la ansiada victoria que devolviera la serie a casa.

“Duele, viejo” comentó Durant. “En éste equipo, todos somos hermanos, y duele irse así. Llegamos a ‘Las Finales’, lo que estuvo bien para nosotros, pero no solo queríamos llegar. Desafortunadamente perdimos, lo que es duro” finalizó.

Con la derrota, Thunder ligó cuatro descalabros al hilo, algo inédito para ellos en toda la temporada. Lo rescatable sin embargo, es que cuentan con un núcleo jóven, que permite soñar con la pronta llegada del título.

Concluye una temporada más en la NBA, y el Miami Heat se erige, como el flamante campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *