Pages Menu
FacebookTwitter

Posted on Jul 12, 2012 in Tennis | 0 comments

Como los buenos vinos

Roger Federer se afianza en la historia del tenis, al lograr su séptimo título en Wimbledon.

Luego de cuatro disputados sets, y tras iniciar perdiendo el primero, Federer, vence al favorito sentimental, el escocés Andy Murray. Los parciales 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4.

Con ello, el suizo empata la marca de más campeonatos obtenidos del legendario torneo inglés, alcanzando a Pete Sampras y William Renshaw como máximos ganadores en la historia.

A pesar de haber llegado a la estigmatizante tercer década en su vida; Federer cierra su participación en el torneo, retornando a la cima del circuito ATP. El título, significa terminar una sequía de 7 torneos de Grand Slam, sin triunfar; cuando en aquel ya lejano Abierto Australiano del 2010, se alzara con la victoria.

El triunfo, significa el título número 17 en torneos mayores para el suizo, nadie ha ganado más. “Estoy muy contento, de la edad que tengo ahorita, porque he tenido una trayectoria exitosa, y sé, todavía se puede lograr más” comentó.
“La verdad, disfrutarlo ahora, es muy diferente a cuando tenía 20 o 25 años, estoy en una etapa mucho más estable en mi vida. No quisiera que cambiara nada. Por lo que esto, es muy especial” concluyó.

Cuando para la mayoría de la gente, llegar a los treinta, es alcanzar la cima de la vida, en el deporte, y en particular el tenis, es estar llegando al ocaso. Por ello lo relevante de Federer en, no solo ganar el torneo de mayor prestigio; si no, erigirse -una vez mas- en el máximo exponente del orbe.

Sin duda alguna una lección de vida. ¡Larga vida al rey de Wimbledon, Roger Federer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *