Pages Menu
FacebookTwitter

Posted on Ago 4, 2012 in Juegos Olímpicos | 0 comments

Falta UNO

México vence 4-2 a Senegal, clasificando a la semifinal del Fútbol Olímpico.

Dando un paso firme para la lucha por las medallas, la selección varonil mexicana, supera a un férreo y por momentos rudo equipo africano, 4 goles por 2 en tiempo suplementario.

México se complicó sin necesidad, al dejar esfumar una ventaja de 2-0 producto de los tantos marcados por Enriquez al 10′ y por Aquino al 63′. Con pleno dominio del encuentro, esa bipolaridad que por momentos el cuadro azteca manifiesta, hizo su aparición y en tan solo 7 minutos, Senegal empató los cartones a 2, con tantos de Konate al 69′ y Balde al 76′.

Tensos momentos se vivieron en los minutos finales. Sin embargo, la destacada actuación de Jesús Corona, contuvo el insistente embate de los africanos, que con todo intentaron horadar el arco mexicano. Vinieron ajustes y con ello volvió la calma en el Tri. El ingreso de Héctor Herrera (75′), estabilizó el medio campo, devolviéndole el control al cuadro azteca. Llegando con marcador empatado a dos, al final de los 90′ reglamentarios.

Inició el suplemento y los cambios en el equipo mexicano significaron un importante revulsivo, aprovechando el inminente deterioro físico que los senegaleses mostraban. Al 98′ Gio aprovechó el descuido defensivo de Senegal, gracias a la presión contigua de él y Peralta, marcando el 3-2 que le devolvió la tranquilidad a México, y le permitió manejar el encuentro.

Mención especial la de Raúl Jiménez, joven promesa del América quien ingreso al minuto 106′ por Oribe Peralta, inquietando desde su incursión a la zaga africana. Con el marcador adverso y con la obligación de buscar el empate, los africanos cometieron el error que les costó la eliminación.

Al minuto 109, tras el despeje de Darvín Chávez. El zaguero y capitán senegalés Diame, permite el bote del balón, aprovechado a la perfección por Jiménez, quien a la salida del arquero Mane, bombea, quedándole a Herrera franca con el marco abierto, empujando el balón de cabeza a las redes, para decretar al 4-2 que sentenció el partido.

Así el cuadro azteca logra su calificación a la instancia de semifinales en Juegos Olímpicos, por primera ocasión desde aquel lejano 1968, cuando en casa, cayeron ante Japón, rival próximo. Ironía o Destino.

México con carácter y decisión, se instala en semifinales. Aún no se ha ganado nada. Los cuartos de final, son ya estadística. Ahora a pensar en el equipo japonés, y el pase a la Gran Final.

La cancha sagrada de Wembley atestiguo un muy buen partido; sin embargo para México, fue mejor resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *