Pages Menu
FacebookTwitter

Posted on Sep 6, 2012 in NFL | 0 comments

De la mano de Romo, Dallas Cowboys abre con el pie derecho

Vaqueros de Dallas, cobra venganza del 2011, y vence a domicilio 24-17, a Gigantes de Nueva York.

En el inicio de la temporada regular de la NFL, Dallas le abolla la corona a Gigantes, en lo que significó la revancha para los texanos, tras la eliminación sufrida a manos de los neoyorquinos la campaña pasada. Con gran actuación de Tony Romo, y el novel receptor Kevin OgletreeVaqueros toma el liderato del Este de la Nacional, aventajando  en los criterios de desempate, al ganar como visitante.

A pesar de contar con un disminuido Witten, quien no pesó; el resto del equipo respondió, balanceando la productividad. DeMarco Murray corrió para 131 yardas en 20 acarréos, un escandaloso promedio de 6.6 yds por avance. Kevin Ogletree, quien en el papel, es el tercer receptor, en 8 recepciones acumuló 114 yardas y 2 TD’s, los 2 primeros en su carrera; y la cerecita del pastel: Tony Romo, 22 pases completos de 29 intentos, para 307 yds, con 3 TD’s, su único pecado la intercepción sufrida al comienzo del encuentro que -para fortuna suya- no fue factor.

En contraste, Gigantes no pudo establecer el ataque terrestre. A pesar de la ausencia del NT titular de Dallas, Jay Ratliff. Ahmad Bradshaw, luego de promediar 4.6 yds por acarréo en el encuentro, no pesó en todo el partido, únicamente acumuló 78  yardas totales (la escapada de 33 yds en el 4to cuarto, la razón principal de su elevado promedio).

Ni Victor Cruz (6 recepciones, 58 yds), ni Hakeem Nicks (4 rec. 38 yds); así como el ex-Vaquero Martellus Bennett (4 rec. 40 yds), fueron factor a lo largo del partido. Eli Manning, nunca pudo establecerse al comando de la ofensiva (21 completos en 32 intentos, para 213 yds), teniendo, salvo el gol de campo al inicio del encuentro, que venir de atrás en todo momento.

Tony Romo, mostró la madurez y temple suficientes, explotando las debilidades de Gigantes. A pesar de la intercepción del comienzo, comandó la ofensiva, con la frialdad de un veterano experimentado. Leyó en forma magistral la defensiva de su rival, haciendo los ajustes necesarios. Atacó a una secundaria neoyorquina, que si bien neutralizó a Dez Bryant y a Miles Austin, no  lo hicieron con quien resultó la figura en el grupo de receptores, Kevin Ogletree.

¿Madurez de Romo? Tal vez. Restan 15 juegos para que el QB de Dallas, ratifique, o revierta lo mostrado ante Gigantes. Por lo pronto, vital victoria para los de la estrella solitaria, que jubilosos le abollaron la corona, a los actuales monarcas de la NFL, extendiendo la racha en juegos inaugurales, ante sus rivales de división, a 6 victorias sin derrota.

Vaqueros [1-0] visita el domingo próximo (16/IX 15:05hrs), a Halcones Marinos de Seattle; mientras que Gigantes [0-1], recibe (16/IX, 12hrs) a Bucaneros de Tampa Bay en el MetLife.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *