Pages Menu
FacebookTwitter

Posted on Abr 18, 2013 in Fútbol Internacional | 0 comments

Real Madrid: El invitado de lujo

Real Madrid: El invitado de lujo

Los merengues llegan a su tercera semifinal consecutiva en la UEFA Champions League,  otra vez Cristiano como estrella, otra vez Mourinho en el banquillo y otra vez un equipo alemán en la antesala de la final.

Aquella catastrófica tanda de penales  en la semifinal del año pasado contra el Bayern de Múnich, donde Kaka´ y Cristiano arrancaron fallando y donde Casillas se había vestido de héroe para dejarle el camino abierto a Ramos y éste enviara su disparo a las nubes, aún cala en el seno de la “casa blanca”. En Madrid saben que llegar por segunda ocasión consecutiva a semifinales, lejos de ser un aliciente es un factor que podría presionar al cuadro de Mourinho, estar en la antesala de la final los marca como serios candidatos a levantar la orejona.

Una campaña intermitente contrasta con la que quizás sea la mejor etapa del Madrid de Mou en cuanto a funcionamiento y conceptos futbolísticos; los cuatro juegos contra Barcelona, dos en liga y dos en copa sin conocer la derrota y eliminándolos en la Copa del Rey parecen enderezar la tendencia del Derby a su favor, pero perder la Liga BBVA por una considerable desventaja, habla de la inconsistencia del club madridista.

En Europa las cosas no fueron distintas, al principio el debut sufrido en casa  contra Manchester City 3-2, la visita a Holanda para traerse un aplastante resultado de 1-4 a favor y el triplete de Ronaldo hacían pensar que los blancos caminarían con calma en su grupo, pero sería el sorprendente Borussia Dortmund, rival en turno, quien se encargaría de ponerle los pies sobre la tierra a los merengues; la visita a Alemania fue un trago amargo para los de Mou, la maldición alemana continuaba y el Madrid cayó 2-1 para alargar la racha a 23 partidos sin ganar en tierras teutonas, y qué decir de la vuelta, donde los alemanes se pudieron llevar los 3 puntos pero un agónico empate a 2 no dejo que los merengues fueran derrotados en casa, el cierre de la etapa de grupos enmarcó un 1-1 de visita ante el City y otro 4-1 ahora en el Bernabéu contra el Ajax.

Con sólo 11 puntos Real Madrid consiguió apenas el segundo lugar de grupo y los octavos de final no pintaban sencillos. El Manchester United era su primer escalón en las finales, un intenso 1-1 en el Bernabéu obligaba a los merengues a anotar más de una vez en Old Trafford para avanzar; los madridistas sufrieron, perdían 1-0 y en 15 minutos fraguaron una voltereta fantástica 1-2 que cerraría Ronaldo anotándole a su amado ex equipo, pase que sería empañado por un polémico arbitraje.

Los cuartos de final no se veían complicados en el papel, pero enfrentar a un equipo motivado y bien dirigido como el Galatasaray de Turquía, no iba a ser una tarea fácil para los merengues; la ida como se esperaba fue una fiesta, el 3-0 en el Bernabéu prácticamente sellaba el pase a las semifinales, pero otra vez la inconsistencia merengue se hizo presente en la vuelta, los españoles comenzaron ganando y la ventaja de 4 goles en el global los relajó de más  y los turcos dieron una gran segunda parte para soñar  con la remontada al tener al Madrid contra las cuerdas 3-1, pero ya en tiempo de reposición Cristiano dio calma a los blancos con su segundo gol de la noche y envió a los madridistas a las semifinales de Europa.

La semifinal contra el Dortmund es quizás la prueba que necesita enfrentar el Madrid para ser campeón, vencer un equipo fuerte y motivado como el teutón sería la oportunidad perfecta de olvidarse de los fantasmas y ponerse a tope para enfrentar a quien sea en Wembley en busca de la decima. La tarea no es fácil, Borussia en Dortmund es poderoso y los merengues tienen que ir en contra de eso, de la pesadez de ya haber jugado dos veces contra los teutones y promediar una derrota y un empate y además tener que lidiar con la categoría de favoritos.

Los merengues tienen que dejar de lado la inconsistencia y enfocarse en su futbol mágico, efectivo y vertical, dejar la mesura y atreverse, tomar con sus armas al equipo teutón, la calidad la tienen hacia el frente y la llevan en los botines de sus fantásticos hechiceros comandados por Cristiano Ronaldo y que es amparado por Benzema, Alonso, Di Maria, Özil, y resguardados por la muralla que en ocasiones levantan Pepe, Ramos, Verane y compañía.

Sí y sólo si, estos nombres se convierten en hombres, los merengues podrán surcar el difícil escueto alemán para enfilarse a  Wembley y volver a ser el equipo gigante que son,  aquel que más orejonas tiene en la historia, ese que es odiado y amado alrededor del mundo, ese equipo que aplasta y que es visto hacia arriba, ese equipo debe recordar su fuerza y sus leyendas; el Real Madrid tiene que recordar su tradición y su palmarés y en base a eso se debe saber el invitado de lujo a las semifinales de la Champions League  y quizás a la final en Wembley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *